La protección básica de un circuito, el fusible.

Los fusibles son los componentes que tienen como misión interrumpir el paso de la corriente para proteger el circuito en caso de anomalía. Hay más elementos que tienen esta misión como pueden ser los magnetotérmicos, diferenciales, varistores, etc.
El fusible es el elemento más simple respecto a los componentes destinados a la protección de circuitos teniendo la característica diferencial respecto de la mayoría de las protecciones anteriores que se debe cambiar cuando el fusible ha actuado protegiendo al circuito al quedar fundido.
Tiene la función de cortar el circuito cuando hay una sobretensión sobretodo por error a la hora de conectar el circuito y cuando hay un aumento de la intensidad nominal del circuito por algún fallo de algún componente o resistencia externa que hace aumentar el consumo del circuito.
Para detectar si el fusible está fundido, dependerá del tipo de circuito, aunque el mejor método es comprobar la continuidad con el tester o multímetro entre sus extremos. Para comprobar el fusible sin desconectar del circuito sabiendo que la alimentación sigue conectada es comprobar los terminales donde están conectados el fusible respecto de masa o negativo, viendo en el caso de que el fusible se haya fundido, encontraremos que el terminal de entrada indica la tensión de alimentación del circuito y en la salida marca 0v.
Comprobar el estado del fusible con el tester es la manera más segura de saber si hay que sustituirlo o no el fusible, pero en muchos casos visualmente ya podemos comprobar que está fundido. Tenemos fusibles que tienen un testigo que suele expulsarse en el momento que funde el fusible. En los casos que el fusible tiene el encapsulado de cristal en muchos casos se puede ver el fogonazo del fusible al ver el cristal negro por dentro o incluso se puede visualizar el filamento seccionado al haber petado el fusible, aunque en estos casos nos podemos encontrar el filamento en perfecto estado y el fusible fundido al estar seccionado este filamento en un punto más próximo a los extremos sin poder detectar visualmente, por eso no se debe considerar que el fusible está en buen estado cuando hay un fallo en el circuito sin haberlo comprobado con el tester.
El principio de funcionamiento de un fusible se basa en la cantidad de intensidad que soporta el filamento que forma este fusible contando que al aumentar la intensidad pasando por encima del valor que soporta el fusible, éste fundirá al aumentar la temperatura del filamento del fusible. El filamento será mayor contra más intensidad tenga que soportar.
La ubicación del fusible físicamente, denominada portafusibles, puede ser de diferente tipo, aunque todos tienen en común la facilidad en el diseño para poder cambiar el fusible en el caso que se funda. Los que más se utilizan son los de tipo pinzeta que consisten en dos pinzas donde ubicamos el fusible por presión. Este sistema en la industria nos lo podemos encontrar en regleteros y el fusible colocado en una pieza que se suele abrir por medio de una pestaña facilitando su colocación. También está el sistema de tipo rosca, teniendo el fusible dentro de un recipiente redondo cerrando el circuito al roscar la tapa con el fusible en su interior. Tenemos otros fusibles de tipo cuchilla que se deben colocar con una maneta y suelen estar en los cuadros de distribución. Son denominados fusibles NH.

1 Comment

Responder a centralita telefonica Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*